Filosofía Institucional

Misión
Brindar a la población oportunidades de excelencia educativa y cultural para el desarrollo de los individuos en la sociedad.

Visión
Nos proyectamos como una institución:

•    Que beneficia a diferentes estratos de la sociedad mexicana con interacción en un mismo punto de convergencia.
•    Como un espacio de crecimiento y desarrollo integral de las personas académica y culturalmente.
•    Centro de investigación arquitectónica, archivística, pedagógica, museográfica y científica.
•    Centro de apoyo estratégico para la cultura del emprendimiento micro empresarial.
•    Referente en el ámbito cultural y museístico
•    Con proyección internacional en el ámbito educativo y cultural.
•    Con un excelente nivel de transparencia.
•    Consolidada financieramente.

Valores
“Lo vasco es esperanza, es espíritu de fecundidad, no cabe en este espíritu la pereza; el vasco escudriña, investiga, rebusca. Busca la verdad en la vida y la vida en la verdad” (Unamun0).  Libertad, autonomía, resolución, entereza, perseverancia, audacia, junto con austeridad y rigor.”[1]

El sentirnos orgullosos de nuestros valores se ha hecho presente durante casi 300 años de la existencia de nuestro Colegio. La integridad de sus fundadores demuestra compromiso y entrega como un legado que trasciende a través de las generaciones.

Libertad
La libertad es la facultad que tiene una persona para actuar con autonomía en  las distintas situaciones de su vida.  Es gracias a la razón (fundamento indispensable para la existencia de la  libertad)  que el hombre adquiere la reflexión de sus actos, el conocimiento de sí mismo y la posibilidad de discernir entre lo que le conviene hacer y lo que debe evitar.
Al ser la libertad un derecho fundamental de todo ser humano, debe ser respetada.  Su práctica se limita cuando la autonomía individual sobrepasa las exigencias del bien común.
“La verdadera libertad, sostiene Rousseau, se encuentra en la conducta autodeterminada que ocurre cuando se ejerce el juicio racional desinteresado”
La plena libertad sólo funciona cuando existe un equilibrio consciente entre los derechos (respeto) y las elecciones (responsabilidad) 
 
Respeto
El respeto es la primera virtud cívica ya que está basado en el reconocimiento del propio ser y del otro.  Significa tener la capacidad de  aceptarse tanto a uno mismo (con virtudes y defectos) como a los demás.   Implica estar consciente de que nuestras acciones pueden dañar o favorecer la convivencia entre los hombres y el mundo que nos rodea.
 
Responsabilidad
Acto voluntario que da respuesta a las exigencias que nos presenta la vida diariamente.  Es la capacidad de asumir las consecuencias de las acciones y decisiones buscando el bien propio junto al de los demás.

Honestidad
Es un valor fundamental para las relaciones interpersonales, se basa en la confianza, la sinceridad y el respeto mutuo. La persona honesta actúa de forma coherente y se apega a la verdad, en otras palabras,  es consecuente con lo que dice, piensa y hace, conducta que se manifiesta en todos los aspectos de su vida.

Empatía
Capacidad que tiene una persona de ponerse en la situación de otra, es decir, de penetrar en su corazón y comprender sus sentimientos sin necesariamente vivir la misma circunstancia.

Surge a partir del reconocimiento del otro y comienza de forma unilateral pero puede convertirse en recíproca.   La persona empática requiere del conocimiento interno de sí mismo, de lo contrario puede perderse en el dolor ajeno.

[1] Isaacs David, La Educación de las Virtudes Humanas, 10ª Edición, Minos, 1993, México, 464p.